viernes, 26 de septiembre de 2008

El dolor como modelador de la conducta, el condicionamiento reflejo.


EL PARADIGMA DEL CONDICIONAMIENTO.

El condicionamiento simple.
Ivan P. Pavlov
nacido en Riazán, Rusia, el 14 de septiembre de 1849, muere en San Petersburgo, 27 de febrero de 1936. Fue un eminente Fisiólogo ruso. Es conocido sobre todo por formular la ley del reflejo condicionado, que desarrolló entre 1890 y 1900.
El condicionamiento clásico, también llamado "condicionamiento pavloviano" y "condicionamiento respondiente", es un tipo de aprendizaje, causado por la asociación entre dos estímulos. El interés inicial de Pavlov era estudiar la fisiología digestiva, aplicada a los perros.
Diseñó el esquema del condicionamiento clásico a partir de sus observaciones.
Por un lado estableció el esquema de una relación natural, no condicionada o incondicionada entre un estímulo "EI = Estímulo incondicionado o natural" y una respuesta inmediata "RI = Respuesta incondicionada". Los perros salivan (RI) naturalmente ante la presencia de comida (EI).
Por otro lado, y en virtud de la contigüidad temporal, cabía la posibilidad de que otro estímulo pasara a evocar también la RI, aunque antes no lo hiciera. Por ejemplo y en su caso, la presencia de un tañido de campana, unos segundos antes de la presentación de la comida.
Después de algunos pocos ensayos, el ruido de la campana evocaría confiablemente y por sí solo la respuesta de salivación.
Se completó así la segunda línea, y la campana se convierte en un estímulo condicionado que produce una respuesta condicionada.
Este proceso se lleva a cabo, en la porción del cerebro llamada Amígdala.
El Conductismo.
Comenzando el siglo XX, John B. Watson defendió en su libro "Psicología desde el punto de vista Conductista", la idea de una ciencia de la mente que consideraba valiosa la conducta en y sobre sí misma como objeto de estudio.
Watson estudió el ajuste de los organismos a sus entornos, e investigó sobre los estímulos particulares que llevan a los organismos a emitir sus respuestas. Sus acercamientos venían influidos por el trabajo del fisiólogo ruso Iván Pavlov, proponiendo que "la mayoría o todas las funciones mentales se deben a reflejos condicionales y los mas frecuentes proceden del condicionamiento aversivo por el dolor".
“Dadme una docena de niños sanos, bien formados, para que los eduque, y yo me comprometo a elegir uno de ellos al azar y adiestrarlo para que se convierta en un especialista de cualquier tipo que yo pueda escoger -médico, abogado, artista, hombre de negocios e incluso mendigo o ladrón-, prescindiendo de su talento, inclinaciones, tendencias, aptitudes, vocaciones y raza de sus antepasados” John B. Watson.
El condicionamiento operante.
Con el tiempo, apareció una nueva variante del paradigma conductista representado por la figura de B.F. Skinner, el cual se centró en las relaciones funcionales que establecen los organismos con su ambiente.
Estableció la ley del efecto de la conducta operante, que demuestra como las consecuencias de lo que hace el individuo después de llevar a cabo un comportamiento, regula y condiciona la actividad de su conducta futura.
Skinner en 1948, escribe el libro "Walden Dos".
Él no abogaba por el uso del castigo. Su investigación sugirió que el castigo era una técnica muy ineficaz para controlar la conducta.
El refuerzo tanto positivo como negativo prueba ser más efectivo para conseguir cambios en la conducta.
Skinner demostró ello al poner a unas palomas hambrientas en una caja que estaba unida a un mecanismo automático, el cual suministraba comida a cada paloma, a intervalos regulares independientemente de lo que la paloma hiciera. La actividad que la paloma estuviera haciendo en el momento antes del abastecimiento de los comestibles, resultó ser la actividad que la paloma continuaría haciendo en el futuro para obtener alimento. Un pájaro fue condicionado para dar vueltas a la jaula en el sentido contrario de las agujas del reloj, unas dos o tres vueltas por reforzamiento, otro erguía su cabeza hacia una esquina de la jaula.
El dolor es el gran condicionante de nuestras conductas Psíquicas y Fisiológicas.