jueves, 18 de diciembre de 2008

La despersonalización por el deterioro de la autoestima.

Y luego en los campos penitenciarios te reconcome una idea. ¿Qué hubiera pasado si cada agente que sale por la noche a detener a alguien no pudiera estar seguro de volver con vida y tuviera que despedirse cada vez de su familia? ¿Qué habría pasado si durante una época de arrestos masivos, como por ejemplo Leningrado, cuando metieron en la cárcel a la cuarta parte de la población, la gente no se hubiera quedado en su madriguera, paralizada de horror al oír un portazo en la calle o pasos en la escalera? ¿Y si los hubiéramos recibido con una barricada en el vestíbulo, con varios hombres armados de hachas, martillos, o lo que hubiera a mano? Sabíamos por anticipado que esas aves nocturnas tocadas con gorros no venían con buenas intenciones. No habría sido ninguna equivocación recibir a golpes a esos asesinos. A los órganos de Seguridad del Estado pronto les habrían faltado agentes y material móvil, y por más que se empeñara Stalin se habría detenido la maldita máquina.
Si se hubiera hecho tal cosa, si se hubiera hecho tal otra... Sencillamente, nos hemos merecido todo lo que vino después.
Unos seguían esperando un final favorable y temían echarlo a perder con un grito (téngase en cuenta que no nos llegaban noticias del mundo exterior, no sabíamos que desde el instante mismo de la detención nuestro destino ya nos deparaba lo peor, o casi lo peor, y que era imposible empeorarlo).
Otros aún no habían madurado y no sabían cómo exponerlo todo en un grito dirigido a la multitud. Ya se sabe, sólo los revolucionarios tienen siempre a punto consignas que lanzar a la multitud. ¿De dónde habría de sacarlas el hombre pacífico, el hombre común que nunca se ha metido en nada? Sencillamente, no sabía qué cosa pudiera gritar. Y al final, existían ciertas personas que tenían el alma demasiado llena, cuyos ojos habían visto demasiado para poder verter todo este torrente en unos poco gritos incoherentes.
Pero yo, yo me callé además por otro motivo: porque estos moscovitas apiñados en los peldaños de las dos escaleras mecánicas eran pocos para mí, muy pocos. Aquí mi clamor lo oirían doscientas personas, o el doble, ¿y qué pasa con los doscientos millones restantes? Presentía vagamente que un día podría gritar a los doscientos millones... Pero de momento no abrí la boca, y la escalera me arrastró irremisiblemente hacia el infierno.
Aleksandr. Soltyenitsin. Archipiélago GULAG.
La inmensa mayoría de los ciudadanos soviéticos que padecieron las purgas de Stalin, estaban despersonalizados por el terror, el único que defendió su autoestima a pesar de las terribles adversidades fue el escritor Soltyenitsin.

LA DESPERSONALIZACIÓN.
“Para que haya una personalidad genuina y sana en el ser humano, tiene que existir una congruencia entre el concepto del uno mismo, entre el concepto que los demás tienen de mí y entre el concepto que yo creo que los demás tienen de mí“.Castilla de Pino.

Las gestalts que configuran como se percibe un individuo a sí mismo, siempre proporcionan autoestima y buen aprecio personal.

Si un individuo tiene un mal concepto de sí mismo, es porque carece de autoestima y sufrirá, porque las tendencias gestálticas a su buena percepción chocan con las sensaciones de su propia desestima.

  • Si los seres apreciados del entorno tienen un mal concepto de un individuo y actúan de acuerdo con esa percepción, en ese momento hay una colisión de apreciaciones, y suceden mutuos acontecimientos emocionales que perjudican gravemente la autoestima del individuo juzgado.
  • Si un individuo equivocado cree que sus cercanos tienen una imagen de él contraria a la que realmente perciben, entonces ese individuo esta despersonalizado y tiene disparatadas sus señas de autoestima.


LA DESPERSONALIZACIÓN POR DESPLAZAMIENTO DE LA AUTOAGRESIVIDAD.

Si los seres apreciados del entorno quieren tener un mal concepto de un individuo y a la sazón actúan de acuerdo con una mala imagen del individuo a despersonalizar, en ese momento provocan una colisión de apreciaciones, y estimulan mutuos acontecimientos emocionales que destruyen la autoestima del individuo juzgado.

  • El mecanismo básico para destruir la dignidad de un ser humano, es hacerle perder sus aspiraciones a la felicidad.
  • Un individuo que se presenta ante el mundo, rutilante de desmotivaciones ya no es humano, ha descendido hacia una cosificación degradante por parte de los que le califican.

Hay formas muy sutiles de despersonalizar a un semejante.
Dostoievski decía: “Para aplastar a un hombre, para aniquilarlo por completo, para inflingirle el más terrible de los castigos de modo tal que el asesino más feroz se estremecería y se acobardaría al pensarlo, sólo es preciso darle un trabajo de carácter absoluta y completamente inútil e irracional“.

Crimen y castigo es la novela más descarnada de Dostoievski. Aquí se expresa de forma patente la gran dificultad del ser humano para sobrevivir a vejaciones, miseria, ultrajes, y soledad.
El escritor conjunta todas las circunstancias que convierten a las personas en criminales.
Esto sucede cuando los sujetos humanos proyectan sus sufrimientos sobre los seres que van a maltratar.
Cuando ciertos hombres al tener un mal concepto de un individuo lo despersonalizan y actúan contra él superando todas las normas morales.
La historia narra la vida de Raskolnikov, un joven estudiante atrapado por la miseria que también rodea a su familia. Para sobrevivir se enlaza económicamente con una anciana maliciosa, que actúa de prestamista, a la cual asesinará.
El protagonista, no mata a la usurera para robar, sino porque la percibe como un ser humano inútil para la sociedad, escupiendo con esta falaz argumentación su propio dolor sobre la víctima.

El individuo injusto que ha perdido su autoestima se rodea de múltiples razonamientos y discursos intelectuales, para excusar sus proyecciones de agresividad y sus actos delictivos.
El alcohol secuestró definitivamente mi lucidez y mi permanencia en los bares me arrastró también al juego. La unión entre los círculos tangentes que configuraba mi matrimonio comenzó a rechinar. La coartada de mantener mi individualidad sólo escondía problemas que se iban agravando con cada nueva mentira. Era allí en los bares donde todos los sentimientos que era incapaz de expresar eran rumiados una y otra vez, convirtiéndose gracias al alcohol en tortuosos razonamientos para obrar como obraba. Testimonio anónimo de un ex alcohólico.

LA DESPERSONALIZACIÓN POR EL ABANDONO.
Si un individuo tiene un mal concepto de sí mismo, puede ser porque ha perdido toda autoestima al verse abandonado por los seres cercanos que él aprecia.
¿Qué dolor terrible puede sentir por la incuria de los que le rodean un individuo enfermo o afligido? Yo me dije. Mi Señor, ten misericordia de mí, cúrame. Mis enemigos me desean lo peor. Aspiran a ver si muero, y se acaba mi linaje. Incluso mi amigo, aquel de quien yo me fiaba, el que compartía mi pan, es el primero en traicionarme. Tanaj.Tehilin N.40.

LA DESPERSONALIZACIÓN POR LA MUTILACIÓN.
Si un individuo tiene un mal concepto de sí mismo, puede ser porque ha perdido autoestima al sufrir la amputación de alguna parte corporal.
La mayoría de las personas identifican su ser vivencial con un estado físico completo, donde la pérdida de una extremidad o un sentido, supone un duro golpe a la propia imagen y a su identidad, esto produce un gran dolor emocional y una grave pérdida de autoestima.
Para tratar ignominiosamente al divino Héctor, Aquiles perforó los tendones de detrás de ambos pies, desde el tobillo hasta el talón; introdujo correas de piel de buey, y le ató al carro, de modo que la cabeza fuese arrastrando; luego, recogiendo la magnífica armadura, subió y picó a los caballos para que arrancaran, y éstos volaron gozosos.
Gran polvareda levantaba el cadáver mientras era arrastrado: la negra cabellera se esparcía por el suelo, y la cabeza, antes tan graciosa, se hundía en el polvo.
Homero Iliada cantoXXII.
El período de adaptación a esta nueva condición de amputado, es doloroso desde el punto de vista emocional, aparecen dudas, miedos e impotencia y se desarrollan sentimientos de inutilidad e inferioridad.

LA DESPERSONALIZACIÓN POR EL CONTAGIO DE LA PENA.
Existe también en el individuo, la posible pérdida de autoestima y la consiguiente despersonalización asumida por contagio, al contemplar y convivir diariamente con el sufrimiento de alguna persona muy querida y cercana.
"... O aquella otra pesadilla en la que me sentía solo en una cósmica bóveda, tiritando ante algo o alguien -no puedo precisar- que vagamente me recordaba a mi padre. Durante mucho tiempo padecí sonambulismo. Yo me levantaba desde el último cuarto donde dormíamos con Arturo, mi hermano menor y sin tropezar jamás ni despertarme, iba hasta el dormitorio de mis padres, hablaba con mamá y luego, volvía a mi cuarto. Me acostaba sin saber nada de lo que había pasado, sin la menor conciencia. De modo que cuando a la mañana ella me decía, con tristeza -¡tanto sufrió por mí!- con voz apenas audible: Anoche te levantaste y me pediste agua, yo sentía un extraño temblor." Ernesto Sabato. libro Antes del fin (1998).
La enfermedad de su madre fue, una grave depresión, que él somatizó en forma de invidencia. La ceguera evoca la identificación que él hace con su madre encerrada en su dolorido mundo interior que, cuando le miraba no le veía. La debilidad que padecía el espíritu atormentado de su madre, hacía que su dolor en un sin querer golpeara al hijo contemplante, es por ello que él prefiriera introducirse en el mundo de la ceguera, para no ver a su madre postrada.

LA DESPERSONALIZACIÓN SOCIAL POR CAUSA DE LA CORRUPCIÓN.
Cuando socialmente las instituciones se envilecen y se llenan de públicas personas que odian a sus semejantes. Cuando los servidores públicos sólo pretenden aprovecharse de los individuos para llenar sus vientres psíquicos vacíos de autoestima, ostentando fatuos orgullos y vanos placeres presuntuosos. Entonces brota la corrupción y la despersonalización social, surge la pérdida de autoestima de toda una sociedad y aparece la guerra.
Niños del mundo, si cae España — digo, es un decir — si cae del cielo abajo su antebrazo que asen, en cabestro, dos láminas terrestres; niños, ¡qué edad la de las sienes cóncavas!¡qué temprano en el sol lo que os decía!¡qué pronto en vuestro pecho el ruido anciano!¡qué viejo vuestro dos en el cuaderno!
¡Niños del mundo, está la madre España con su vientre a cuestas; está nuestra madre con sus férulas, está madre y maestra, cruz y madera, porque os dio la altura, vértigo y división y suma, niños; está con ella, padres procesales!
Si cae — digo, es un decir — si cae España, de la tierra para abajo, niños ¡cómo vais a cesar de crecer!¡cómo va a castigar el año al mes!¡cómo van a quedarse en diez los dientes, en palote el diptongo, la medalla en llanto!¡Cómo va el corderillo a continuar atado por la pata al gran tintero!¡Cómo vais a bajar las gradas del alfabeto hasta la letra en que nació la pena!
Niños, hijos de los guerreros, entre tanto, bajad la voz que España está ahora mismo repartiendo la energía entre el reino animal, las florecillas, los cometas y los hombres.¡Bajad la voz, que está en su rigor, que es grande, sin saber qué hacer, y está en su mano la calavera, aquella de la trenza; la calavera, aquella de la vida!¡Bajad la voz, os digo; bajad la voz, el canto de las sílabas, el llanto de la materia y el rumor menos de las pirámides, y aun el de las sienes que andan con dos piedras!¡Bajad el aliento, y si el antebrazo baja, si las férulas suenan, si es la noche, si el cielo cabe en dos limbos terrestres, si hay ruido en el sonido de las puertas, si tardo, si no veis a nadie, si os asustan los lápices sin punta, si la madre España cae — digo, es un decir —, salid, niños, del mundo; id a buscarla!. Cesar Vallejo de "España, aparta de mí este cáliz".

1 comentario:

Maria Jesús dijo...

Entro en tu blog con regularidad y leo tus escritos.
Vengo a desearte unas felices fiestas y que el 2009 venga cargado de dicha y de buenos momentos.